Bendita y alabada

Virgen del Pilar

Homilía día de la Virgen del Pilar: Vosotros sois mi corona

–Homilía Virgen del Pilar, 12 de octubre de 2014: Vosotros sois mi corona

 

–Pilar, manto y corona forman la imagen completa de nuestra Virgen del Pilar.

–San Pablo les dice a los Filipenses “Hermanos míos queridos y añorados, mi alegría y mi corona” (4, 1). El año pasado se cumplió el centenario de la Coronación de la Virgen del Pilar, con este lema: “Vosotros sois mi corona”.

o   El valor material de la Corona de la Virgen del Pilar, es decir, estético, emblemático o incluso económico puede ser grande o pequeño. Pero el verdadero valor de la Corona, la verdadera corona, para bien o para mal,  somos sus devotos.

o   La corona es lo que identifica a la Virgen como reina, tal como la invocamos repetidamente en las letanías del rosario.

  • María reinará en la medida en que el Reino que su hijo Jesús anunció e inauguró se vaya extendiendo entre nosotros; en la medida en que reine en nuestros corazones y en el corazón de nuestra sociedad.

o   Coronar significa también alcanzar una cima, culminar una obra. Seremos corona de la Virgen del Pilar en la medida en que realicemos en nuestra vida el mensaje y el estilo de vida de Jesús.

  • Unos admirarán y ponderarán la corona y los mantos de tela y de flores de la Virgen; otros los cuestionarán; seguramente unos y otros tendrán parte de razón cada uno. Lo que no cabe duda es que la corona y orgullo de la Virgen sería una Iglesia y una sociedad según el corazón de Dios.

–Por otra parte, somos siempre una corona no acabada; nunca se acaba de coronar nuestra obra:

o   Hay tantas situaciones injustas que persisten, tantas personas que necesitan ayuda, tantas leyes que cambiar…

o   Nuestros antepasados llevaron la fe cristiana al Nuevo Mundo descubierto más allá del océano Atlántico. Por eso invocamos a la Virgen del Pilar como reina de la Hispanidad. Hoy son ellos mayoritariamente los que desde Centro y Sudamérica envían sacerdotes a nuestras diócesis e inmigrantes que nutren nuestras catequesis, nuestras eucaristías. La obra de la evangelización no está acabada; más bien, dos mil años después de empezar, está en sus comienzos. Sólo uno de cada siete humanos que puebla nuestra Tierra está bautizado; y muchos de los bautizados no viven (vivimos) como tales.

–La corona de la Virgen, su orgullo, son los pobres. Así lo proclama ella en el cántico del Magníficat: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, porque ha mirado la humillación de su esclava”. El mismo Señor que “derriba de trono a los poderosos y enaltece a los humildes, que a los hambrientos colma de bienes y a los ricos los despide vacíos”.

o   Así le reconoce el papa Francisco en su Exhortación Evangelii Gaudium:

  • Estrella de la nueva evangelización,
    ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión,
    del servicio, de la fe ardiente y generosa,
    de la justicia y el amor a los pobres,
    para que la alegría del Evangelio
    llegue hasta los confines de la tierra
    y ninguna periferia se prive de su luz
    ”.

–Hoy, como los rayos de su corona, la Virgen irradia para nosotros «fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor”. Hoy, como en cada tiempo, la Virgen nos acompaña en nuestra vida personal y colectiva, alimentando nuestra fe frente al relativismo y escepticismo ambiental; asegurando nuestra esperanza en estos tiempos de crisis y desencanto a tantos niveles; dándonos motivos para seguir amando, pues es la única salida para el ser humano y para nuestra sociedad.

–Que nuestras obras por amor a Dios y al prójimo sean las piedras preciosas que den esplendor a la corona que adorna a nuestra Virgen del Pilar. QAS.

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,27-28):

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la gente, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo: «Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.»
Pero él repuso: «Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.»

Palabra del Señor

La Virgen del Pilar de Zaragoza

Esta entrada fue publicada en Agenda, Evangelio, homilias, ciclo A, Homilías, Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.